¿Cómo ha impactado Steem mi vida?- Felizmente

enero 17, 2020 Por antoniarhuiz

Saludos y bienvenidos a conocer sobre mi experiencia en la blockchain Steem pero antes de iniciar quiero dar gracias a Dios por tan espléndido y dichoso día, es mi cumpleaños.

Slide1.JPG

Agradezco a la vida por regalarme muchos amigos en esta plataforma; no son amigos cualesquiera, son amigos de verdad, de corazón. Eso ha sido Steemit para mí. Hoy me siento feliz porque la salud de dos integrantes de mi familia ha mejorado. ¡Qué mejor regalo!

Steemit para mí no es cualquier cosa, es mi casa, es el lugar donde he encontrado un poco de paz y de alegrías. El principio no fue nada fácil pero gracias a las amistades que he labrado sigo aquí. Entré con la emoción de ganar dinero ja,ja,ja; supongo que como todos pero en la medida que fui navegando encontré maravillosos amigos que me ayudaron a abonar el camino. Encontré un hogar donde estar y sigo ahí. Gracias @Radiosteemit, ahí soy parte del gran equipo de @club12.

En mi andar, actualmente, he encontrado otras familias que me han recibido muy bien, las menciono desde mi corazón porque en ellos he encontrado un hermoso apoyo y cordialidad: Powerhousecreatives de @steemibloggers y @steemitasclub. Hay otras pero éstas son las que más visito.

Ayer 16 cumplí dos años en este ecosistema y hoy 17 cumplo 55 años. Me pareció perfecto para participar en este concurso. Steemit es una escuela, es el lugar donde conoces mucha gente a través de sus escritos; como todo en la vida, gente buena y también su antónimo. Tiburones que te quieren hacer la existencia de cuadritos, no me ha pasado pero lo he visto de cerca.

Le doy el nombre de escuela porque considero que por no conocer mucho sobre blockchain y mercado de criptomonedas; estoy en ese nivel. Los que tienen un conocimiento mayor tienen nivel superior por supuesto. Sin embargo, particularmente he aprendido mucho y lo he compartido con los que saben menos.

Mi recomendación a los nuevos usuarios es que persistan, todo principio es difícil, que no se den por vencidos nunca. Las bienaventuranzas en algún momento llegan.